Glosario

Sororidad

Solidaridad entre mujeres en un contexto patriarcal. El concepto deriva de sisterhood, hermandad entre mujeres y que hace referencia al hecho de sentirse como iguales lleva a crear alianzas, compartir y cambiar la realidad, ya que todas las mujeres han sufrido de una manera u otra opresión. Marcela Lagarde la define como “la amistad entre mujeres diferentes y pares, cómplices que se proponen trabajar, crear y convencer, que se encuentran y reconocen en el feminismo, para vivir la vida con un sentido profundamente libertario”.

La diferencia básica entre solidaridad y sororidad, es que con la primera se produce un intercambio donde se mantienen las mismas condiciones, mientras que la segunda implica la modificación de las relaciones entre mujeres.

Para saber más: A mis socias de la vida, Marcela Lagarde.

 

Resiliencia

La capacidad de un sistema, comunidad, sociedad o persona, expuestas a una amenaza o adversidad, a resistir, absorber, adaptarse y recuperarse o de resurgir de sus efectos de manera oportuna y eficaz, lo que incluye la preservación y la restauración de sus estructuras y funciones básicas, desarrollando recursos que se encontraban latentes, pero se desconocían hasta el momento.

La fuente principal http://www.unisdr.org/files/7817_UNISDRTerminologySpanish.pdf

 

Bruja

Las Brujas las inventó el capitalismo. A finales de la Edad Media se designó como tal cualquier mujer que había conseguido prescindir de los modelos presupuestos por la sociedad, decidir sobre su cuerpo y su reproducción, practicar libremente su sexualidad. Las curanderas, parteras, prostitutas, adúlteras, libertinas, desobedientes… desafiaban al Estado y a la Iglesia, por eso se las demonizó, persiguió, torturó y quemó en hogueras públicas. La caza de brujas. Las que quedaron adoptaron, con tal de seguir vivas, el rol sumiso, subordinado al hombre, dedicado a la reproducción y las curas que aún hoy se asigna a las mujeres; nacía la división social del trabajo. Historia que no aparece en los libros.

Los feminismos, desde los años 70 y hasta hoy, recuperamos y nos apropiamos del término y le damos la vuelta: nosotras queremos ser como ellas, nos identificamos con ellas, somos rebeldes y queremos reapropiarnos de nuestros cuerpos y nuestras vidas. Por eso gritamos “¡somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar!”.

Para saber más (mucho más), leed a Silvia Federici en Calibán y la Bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria (Traficantes de Sueños, 2010).

Anuncios