Frida Kahlo Venado herido 1946

Otro artículo sobre Frida Kahlo

“Espero alegre la salida… y espero no volver jamás…”

Esta es la última frase del diario de Frida Kahlo, pues lamentamos decirte Frida que volviste, y al parecer es para quedarte -y que bueno que así sea-. Hoy encontramos su cara estampada en infinidad de productos. Camisetas, bolsos, cuadernos, termos para el mate y cualquier otro objeto que busques, se puede encontrar adornado por una uniceja y una corona de flores.

¿Por qué Frida?

Vanesa Corvaro, socióloga especializada en iconografía y moda, nos explica “La motivación por la cual el público elige a estos personajes para consumir, es variada y sin duda subjetiva, pero desde un punto de vista sociológico se puede afirmar que influye el juego de identificación que se establece entre quien usa la imagen, en este caso de Frida Kahlo, y los valores de la artista.” Y agrega: “Puede que el público en muchos casos no conozca la esencia de los mismos pero juega a entenderlos y a compartir sus características”.

“Pensemos que en la sociedad posmoderna, en donde la caída de los valores centrales generan un espacio de flexibilidad y de vacío, aferrarse, aunque sea efímeramente, a un objeto distintivo, permite a los individuos tener la sensación de pertenencia a algo” expone Corvaro. Y explica: “en el caso de Frida Kahlo es difícil determinar cuáles son esos valores que la hacen atractiva, pero en general se repiten su estilo pictórico y sus principales luchas, como feminista y anti imperialista”.

Hay personalidades que, por sus trayectorias e influencia en el área que se desarrollan se convierten en representantes de épocas o ideologías, tal es el caso de Frida Kahlo.

La moda se apropia de estos símbolos de época representados por sus imágenes, por reflejar un espíritu con gran carga valorativa. Así sus ideales se convierten en inspiración de muchos que buscan transmitirlos a objetos, y en aspiración de otros tantos que lo consumen, proyectando en una imagen toda una historia.

Merchandising Frida Kahlo
Búsqueda de merchadising Frida Kahlo en Google imágenes

¿Qué es lo que está mal?

Entre las críticas a esta reproducción infinita de Fridas Kahlos, encontramos distintas posturas. Están quienes sostienen que se genera una pérdida del aura de la imagen y el arte de Kahlo, además de reinventar y descontextualizar su “real” espacio de lectura. Y, quienes denuncian que, imprimirla sobre un sinfín de productos para la venta, presenta un escenario en el que la imagen de Frida se encuentra secundando un deseo más importante, el de aumentar ganancias.

Esta última idea se ubica dentro de la teoría de lo que hoy se conoce como “cultura de masas”, e implica la apropiación de una imagen cargada de sentido y de vanguardia, y su banalización y conversión en un producto de consumo y fácil salida comercial. Un producto que, como se suele decir, aparenta tener una dignidad estilística exterior, pero suele estar vacío y al servicio del sistema capitalista.

Los motivos por los cuales una figura resulta rentable, pueden ser varios, al respecto Vanesa Corvaro sostiene: “la moda al retomar ciertos personajes históricos, reemprende parte de su práctica, la resignifica y reutiliza con un fin estético y de producción. La moda usa siempre esos recursos para estar en el centro de la escena; allí es donde reside su ingenio, convirtiendo a aquello que está por fuera del sistema de la moda, en algo traducido y resignificado a la sociedad con sus códigos y representaciones.”

Frida Kahlo icono feminista

La construcción de Frida Kahlo como un ícono de consumo para las masas, implica un proceso cultural de simplificación y una adaptación del personaje que facilita y asegura su llegada a un número mayor de personas. Esto genera una pérdida de valores constitutivos de la identidad de la artista, tal como lo fue por ejemplo, su oposición al sistema capitalista que es quien hoy aprovecha su imagen.

Frida para todas

“La evolución de los personajes a iconos, hace que con el paso del tiempo se vayan divorciando de sus historias poco a poco, manteniéndose como mitos y símbolos de conceptos más generales, que los particulares de sus personalidades. Y convirtiéndose así en una parte constitutiva de nuestra cultura”, nos explica Corvaro.

Así algunas que no formaban parte del sistema comenzaron a ser integradas, y otras que buscaban combatirlo, son hoy en día una herramienta del mismo régimen contra el cual luchaban.

Si nos encontramos inmersas en un sistema que se encarga de dictar modas y crear modelos, ¿es tan malo que sean nuestras banderas las que se muestran? ¿O podríamos tomarlo como una apropiación de sus herramientas para nuestra propia lucha?.

Desde mi – humilde- opinión, por muy difuso que resulte, sigo prefiriendo el siempre libre y esperanzador mensaje que puede dejar una remera con la cara de Frida Kahlo; al mandatario y encarcelador discurso que transmite una, con una princesa de Disney (solo por nombrar algo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s